Logo Eurogarden
Escoger bien la ubicación del huerto

Los factores fundamentales que hay que tener en cuenta para la elección del espacio del huerto en un balcón o una terraza son los siguientes:

A

La luz: Elegiremos la zona con más horas de luz directa, con un mínimo de 6 horas diarias de luz solar al día. Es conveniente que la parcela esté protegida del viento.

B

Acceso al agua: Es útil tener el acceso al agua lo más próximo posible para rellenar la regadora o conectar el riego. En verano, el huerto puede necesitar un riego casi diario. Se tendrá que observar el huerto a menudo y estar atentos a las condiciones meteorológicas.

C

La terraza o el balcón: La terraza o el balcón tiene que aguantar el peso de los contenedores con el sustrato, es decir, una carga superior a 300 kg/m2.

El recipiente y el contenido
A

El recipiente: Existen diferentes recipientes para depositar el sustrato y cultivar: mesas de cultivo, macetas, jardineras,...

Las dimensiones del contenedor recomendadas son de 65 a 90 cm de ancho, de 100 a 125 cm de largo, y de 25-30 cm de profundidad.

Los recipientes transmiten la temperatura exterior al sustrato, por lo tanto es importante no colocar los recipientes en contacto directo con el suelo. De esta forma el aire circula por debajo el sustrato, y el sustrato no se calienta mucho en verano ni se enfría en invierno. Es importante que el recipiente en el que se cultive tenga agujeros de drenaje en la parte inferior.

El recipiente y el contenido
B

Depositaremos 3 capas de materiales dentro del recipiente

1Capa de drenaje: Pondremos una capa de gravilla de 3cm de espesor en la parte inferior. Colocaremos una pequeña malla sobre el agujero del desagüe para retener la gravilla, y debajo el agujero colocaremos una bandeja para recoger y reutilizar el agua. Esta capa sirve para el desagüe del agua, ya que si se acumula el agua, perjudicaría a la planta.

2Capa de sustrato: Consiste en una capa formada por un 50 % de turba rubia y/o fibra de coco (dotan de buena estructura al sustrato) y 50 % de humus de lombriz y/o compost (aportan nutrientes), con un espesor mínimo de 20 cm. La capa de sustrato contiene la vida microbiana y almacena agua y nutrientes.

3Capa superficial: Consiste en una capa formada por humus de lombriz o compost de 2 cm de espesor, la cual la renovaremos continuamente. Antes de una nueva plantación aportaremos materia orgánica rica en nutrientes (compost y/o humus lombriz), aproximadamente un 5 % del volumen total.

El Riego

Tendremos que aportar riegos frecuentes y ligeros, ya que el sustrato tiene poca profundidad y poca capacidad de almacenamiento. Un exceso de agua puede provocar un lavado de nutrientes importantes para la planta. Se tiene que regar al atardecer, así se evita la evaporación y se fortalece la infiltración del agua al sustrato.Existen diferentes sistemas de riego, des de riego manual con la regadera hasta riego localizado (goteros o exudación). Es muy útil poner un programador que garantice la cantidad y frecuencia de riego.

Planificar la producción
A

Planificar: Para planificar correctamente la sucesión de la siembra y la plantación a lo largo del año, se tiene que tener en cuenta que cada variedad de planta tiene un ciclo de desarrollo y producción diferentes, y por lo tanto su cultivo mantendrá ocupado un espacio del huerto durante un periodo de tiempo determinado.

B

Asociaciones: Uno de los objetivos de cultivar en balcones o terrazas es optimizar la poca superficie que se dispone. Para sacar mayor provecho, se deben realizar cultivos en asociación. Se trata de cultivar simultáneamente hortalizas que:

- tengan ciclos de diferente duración, así una vez cosechadas las plantas de ciclo corto/medio quedará espacio para el desarrollo de las plantas de ciclo largo
- tengan necesidades de nutrientes y espacio diferentes
- sean de distintos tamaños, para aprovechar mejor el espacio
- de diferentes familias, para que no tengan las mismas necesidades ni sean sensibles a las mismas plagas

C

Rotación: Para que no se agoten los nutrientes del sustrato e interrumpir la propagación de plagas y enfermedades, es útil hacer una buena rotación de cultivos.
La rotación consiste en alternar en el tiempo la plantación de especies con distintas necesidades, es decir, alternar plantas exigentes en nutrientes con plantas medianamente exigentes, seguidas de plantas poco exigentes i acabar el ciclo con plantas que mejoran la tierra:

Plantas exigentes: plantas que se desarrollan bien cuando el sustrato tiene muchos nutrientes. Las patatas, calabazas, calabacines, tomate, pimientos, berenjenas, melones, pepinos, sandías y coles son algunos ejemplos.

Plantas medianamente exigentes: plantas que necesitan un sustrato con nutrientes, pero pueden desarrollarse después de cultivar plantas exigentes. Por ejemplo las acelgas, lechugas, puerros y rábanos.

Plantas poco exigentes: plantas que se pueden desarrollar sin añadir abono o compost a la tierra. Como las cebollas, los ajos, los guisantes, los garbanzos y las habas.

Plantas que mejoran la tierra: Plantas que enriquecen la tierra donde se desarrollan. Les legumbres y el trébol son algunos ejemplos.